domingo, 1 de abril de 2012



14 comentarios:

Ojizarka dijo...

Es tiempo de procesiones

Ladelmedio dijo...

Parece que se puede ver el silencio. Reconozco que la Semana Santa, como espectáculo estético, no está del todo mal. Y por supuesto, porque hay vacaciones. Viva!!

virgi dijo...

De pequña vivía al lado de la iglesia. Era emocionante el tambor, el silencio, los pasos...
Besos

Naia Marlo dijo...

No me gusta la Semana Santa, demasiado lamento y dolor. Solo porque hay vacaciones y dulces típicos. Procesiones, los pasos, los cantos,...Tanto dinero que se gasta en tantas cosas, imágenes, ropas, flores,...y tantas personas que necesitan comer, abrigarse y trabajar...Una cosa es la fe y la esperanza y otra la hipocresía.

Un abrazo grande

Naia

MENGANITA de cual dijo...

perfecta simplificación de lo que se vive por estas fechas en tantos y tantos rincones del paisaje español y parte de fuera. bravo!

un saludo!

Rayuela dijo...

procesión


abrazo*

merce dijo...

Simple y bello dibujo, símbolo de esta " Santa semana".


Besos Manuel.

Adilengara dijo...

Hay un océano entre lo aparente y lo desconocido.
Entre el exterior y lo que uno lleva dentro.
Como dijiste en una ocasión.............tus dibujos llegan hasta un lugar donde la palabra no puede llegar.

Un beso.
N.

LIGEIA dijo...

Hola Manuel, cuánto tiempo. Tampoco me gusta la semana santa, pues no soy religiosa y tanto regodeo en el dolor me parece masoquista, pero para gustos... colores, y están en su derecho de expresarse o desfilar... lo malo es que una especie de procesión opuesta no sería consentida y sería muy mal vista ¿por qué? También tienen derecho de expresarse sus críticos.

Un abrazo

eMiLiA dijo...

Idolatría.


Abrazo.

alkerme dijo...

Muy apropiado.
Saludos, Manuel.

ΞquilibrΞ dijo...

me resulto como ver por el agujerito de una puerta, asi como a escondidas.

Naia Marlo dijo...

No me gusta la Semana Santa...Solo se aloimentan las emociones de sufrimiento, dolor y culpa...Son momentos de hipocresía... Jesús no quiere ser adorado, solo quiere formar parte de cada uno de nosotros, en nuestro templo sagrado, la única "iglesia" verdadera; nuestro corazón. No tiene sentido estar recordando el pasado, pasado...porque no evolucionamos.

Un abrazo grande

Naia

Issa dijo...

Las saetas me ponen los pelillos de punta.